0
0
0
s2sdefault

Los concejales de UIDM Ginés Campillo y Andrés Valera declararon ayer en los juzgados de Totana en calidad de investigados (antes imputados) por presunta prevaricación administrativa por su relación con una trama mediante la que autónomos habrían conseguido un empleo estable en el Ayuntamiento de Mazarrón.

Según Campillo en declaraciones a La Verdad, el procedimiento de contratación lo llevaban a cabo el técnico municipal, el secretario y el interventor. “Nosotros contratamos a cuatro personas que cumplían los servicios de asesoría técnica de Urbanismo, Festejos, Intérprete y los servicios de un arquitecto”.
El líder de UIDM defiende que la denuncia de un particular y del sindicato SIME a Fiscalía es porque le abrió un expediente disciplinario a un funcionario, y apunta que “todo se llevaba a cabo en Junta de Gobierno” y que “nunca se elegía a dedo”.
A Ginés Campillo le resulta curioso que no se acuse a Francisco Blaya ni a Alicia Jiménez “quienes se encargaron de contratar al 90% de los autónomos que sí se quedaron con un empleo fijo”.
El supuesto ‘modus operandi’ consistía en contratar los servicios de autónomos, quienes al parecer habrían desempeñado las labores propias de funcionarios. Éstos denunciaban para que se les hiciera un contrato indefinido.

Más información: La Verdad.

 

PopUp Aholic