Por ejemplo, una familia que pagaba de media hasta ahora unos 500 euros en su recibo, a partir de este año pasará a pagar 482,14 euros.

Este 2022, el Ayuntamiento ha rebajado el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), la contribución, un 3,57 %. Según el consistorio "se trata de una reducción considerable". Por ejemplo, una familia que pagaba de media hasta ahora unos 500 euros en su recibo, a partir de este año pasará a pagar 482,14 euros.
    Junto a esta rebaja, se mantienen las bonificaciones actuales para familias numerosas, bienes rústicos de cooperativas agrarias, fincas con aprovechamiento técnico o eléctrico y también por domiciliación bancaria.
    La rebaja fiscal ha sido impulsada por la concejalía de Hacienda que lidera el teniente alcalde, Ginés Campillo, con el apoyo unánime de la corporación municipal en un pleno extraordinario celebrado en noviembre. Viene a sumarse al paquete de subvenciones directas que, anteriormente, se concedieron a pymes y autónomos; así como al plan de ayudas a personas afectadas por el ERTE y parados de larga duración que se encuentra en proceso de resolución.
    En palabras de Campillo, “estamos ante una batería de acciones para contribuir a la reactivación del municipio frente a la coyuntura actual que no quedará ahí, ya que estamos trabajando en una nueva rebaja de la contribución en 2023”.